Desarrollo Social trabaja en la restitución de derechos de las personas más vulnerables

El 2 de Agosto de 2018, la Fiscalía de Lesa Humanidad, junto al equipo interdisciplinario de la Dirección de Discapacidad del Ministerio de Desarrollo Social, informó a Marcos que era el nieto recuperado número 128. A partir de ese momento, el Gobierno inició un proceso articulado e interdisciplinario de acompañamiento y cuidado, para garantizar el acceso pleno a sus derechos.

Así, los equipos del Ministerio de Desarrollo Social se pusieron a trabajar en la restitución de sus derechos vulnerados, principalmente, en garantizar el acceso pleno a su identidad y además ayudar a Marcos con una leve discapacidad que presenta.

Continuando con este proceso, la secretaria de Niñez, Adolescencia y Familia, Sandra Tirado, junto al director de Discapacidad, Hugo Jovanovics, visitó a Marcos en su nuevo hogar, casa de medio camino que el Ministerio le facilitó en el Barrio Manantial Sur.

Al respecto, Tirado expresó: “Queríamos visitar a Marcos, que desde hace unos días empezó a vivir en su nueva casa. Actualmente, esta en un proceso de redescubrirse en su identidad, vivir solo, y en este desafío queremos estar cerca de él. Es fundamental que, en este momento, se sienta acompañado y cuidado”.

“Hace poco más de un año, Marcos pasó a ser un nieto recuperado, con todo lo que esto significa, y a partir de esto, pudo descubrir sus orígenes, sus hermanos, y su familia. Es importante recalcar que somos muchos los actores del Estado que estamos participando en esta situación”, destacó la funcionaria.

Por su parte, Marcela Valdez, trabajadora social de la Dirección, contó cómo fue el trabajo: “Por motivos judiciales, tenía la posibilidad de quedarse con su familia apropiadora o retirarse de su domicilio y vivir en otro lugar. Fue una noticia muy impactante y tuvimos que actuar rápido. Cuando le informamos, aceptó abandonar su domicilio y le dimos la posibilidad de hospedarse en un hotel”.

Además, agregó: “Durante un tiempo estuvimos viendo cómo iba a ser el abordaje y el seguimiento del caso. Debíamos trabajar de manera rápida en la restitución de sus derechos, principalmente en garantizar el acceso pleno a su identidad. Al igual que Marcos, uno de sus hermanos fue secuestrado, estando su mamá embarazada. Lamentablemente luego fue desaparecida. Tuvimos que trabajar también en la atención de su discapacidad, sumado a que el trato de su familia apropiadora no había sido bueno. En todo este contexto, siempre estuvimos a la par de sus necesidades, brindándole acceso a todos sus derechos vulnerados”.

A su turno, Ramos compartió: “Soy el nieto recuperado 128. Entre la decisión de vivir con mi familia adoptiva o de origen, preferí vivir solo, y ahora me siento bien. Mi experiencia con la familia que viví todos estos años no ha sido muy positiva, pero no puedo quejarme. Hoy decidí cambiar de vida, empecé a desarrollar mi camino solo y estoy muy entusiasmado. Además, ya conocí a uno de mis hermanos biológicos y fue muy emocionante”.

Por último, destacó: “Pase por muchas cosas a lo largo de mi vida, buenas y malas, y saber que soy un nieto recuperado ha sido un gran impacto. Es algo que me vino de golpe, de la nada. Ahora estoy formando mi vida solo, sin nadie que me de órdenes, con mis ideales y proyectos para salir adelante. Me siento contenido por el Estado, que desde el momento en que me entere, siempre han estado cerca”.

Hoy Marcos comenzó una nueva etapa en su vida. Se siente contento en la casa de medio camino que el Ministerio le facilitó, y además continúan recibiendo el acompañamiento permanente del equipo técnico de la Dirección de Discapacidad. Este caso demuestra que, con un Estado presente, las personas más vulnerables pueden salir adelante.

Compartir