Las Cocinas Comunitarias se transformaron en espacios de referencia en los barrios más vulnerables

El ministro de Desarrollo Social, Gabriel Yedlin, visitó el barrio ampliación Alejandro Heredia, en donde dialogó con los vecinos y luego saludó a las personas que componen la cocina comunitaria “Dale que va el morfi”.

Las 109 organizaciones sociales, distribuidas en toda la provincia, funcionan bajo la órbita de la cartera social, y son espacios que se han convertido en referencias territoriales. Comúnmente están montadas en casas de familia, en donde, además de la buena alimentación, se trabaja sobre distintas problemáticas que afectan al barrio.

Acompañó el secretario de Articulación Territorial y Desarrollo Local, Francisco Navarro, y los funcionarios fueron recibidos por la referente del lugar, Hilda Jaime.

Al respecto, Yedlin manifestó: “El barrio donde funciona la cocina es muy vulnerable, y estas fantásticas organizaciones sociales, además de garantizar la seguridad alimentaria, tienen la intención de ayudar y vincular a muchas familias de la zona. En estos espacios ocurren cosas muy importantes, que generan un circulo virtuoso y mantienen unida a las personas, sobre todo en este momento delicado en donde el modelo económico del Gobierno Nacional ha fracasado y eso repercute en los más necesitados”.

“Macri ha demostrado que no tiene las intenciones de trabajar por los más humildes, porque lo sienten de otra manera, por eso a mi entender debemos volver a tener un gobierno nacional y popular que se preocupe por todos los argentinos y vuelva a tener a Tucumán entre sus prioridades”, agregó el ministro.

Por su parte, Navarro compartió: “Esta cocina está muy comprometida con la comunidad, y la verdad que me sorprende porque se formó hace poco y tienen un grado de organización y participación a resaltar. Este año nos propusimos crear un libro único de registro de estos espacios, que nos permitirá mejorar y agilizar las rendiciones y proyectos de las cocinas. Desde la organización, y acompañado con políticas públicas, vamos a generar las posibilidades para que la gente esté un poquito mejor”.

Para concluir, Jaime agradeció la visita del Ministro y su equipo, y agregó: “Esta cocina funciona desde hace casi tres meses, cuando comenzamos con 75 personas, debido a la necesidad de brindarles buena alimentación a nuestros hijos. Abrimos de lunes a viernes, y nos reunimos una vez a la semana para preparar el menú, y así nos organizamos entre las madres para ver qué día le toca venir a cocinas a cada una. Tenemos muchos proyectos para que además de brindar alimentos, podamos comenzar a ofrecer otro tipo de acompañamiento a los vecinos del barrio”.

En las Cocinas Comunitarias las familias se reúnen para producir sus comidas a menor costo, con la intención de garantizar la seguridad alimentaria de sus hijos y de los miembros de su comunidad.

Compartir