La cocina “Las Guerreras” representa un ejemplo de trabajo comunitario

Con la mirada puesta a acompañar a las familias más vulnerables, el ministro de Desarrollo Social, Gabriel Yedlin, junto al secretario de Articulación Territorial y Desarrollo Local, Francisco Navarro, visitó la cocina comunitaria “Las Guerreras”, ubicada en el barrio Ampliación Francisco I, en donde se interiorizaron sobre la situación de la zona.

“Las Guerreras”, recibe diariamente a más de 90 personas, de las cuales 50 son niños y niñas, para garantizar su seguridad alimentaria. El aporte diario es de $10 pesos por persona. Paralelamente, las mujeres que asisten al lugar llevan adelante un emprendimiento de ventas de productos dulces, con la idea de solventar los gastos de la cocina.

Al respecto, Yedlin expresó: “Esta es una de las 100 cocinas que tenemos en la provincia, y siempre que las visito, recalco la generosidad de los dueños de casa, que abren sus puertas para solidarizarse con sus vecinos. En estos momentos difíciles, queremos aprovechar esta estrategia que tiene el Ministerio en materia de seguridad alimentaria y continuar cuidando a quienes lo necesitan. Son familias que se reúnen a cocinar, y desde el área, los acompañamos con mercadería, y en lo posible insumos. Como decía, en este momento con la inflación tan elevada y donde la plata no alcanza, es importante garantizar este tipo de protección”.

Por su parte, Navarro: “Esta era una visita pendiente que teníamos a Raúl y Roxana, los dueños de la cocina. Me parece que ya es oportuno hablar de verdaderas organizaciones barriales cuando hablamos de cocinas comunitarias, al ver cómo funcionan y se desarrollan. Hay todo una organización de fondo, a cargo de los dueños y de las mamas que se comprometen, que genera oportunidades a las familias y a los vecinos, a través del desarrollo de un emprendimiento productivo. No solo los acompañamos con materiales sino también con capacitaciones y apoyo técnico que les permitirán seguir creciendo como referentes comunitarios”.

Roxana Chaile, referente de la “Las Guerreras”, aprovechando el contacto de un medio radial con el ministro Yedlin, compartió su experiencia a través de una entrevista con el medio: “El Ministerio nos ayuda mucho para poder llevar adelante este proyecto de cocinas, que con un mínimo aporte, permite llevar la comida a los hogares de la zona. Además de la plata que aporta cada familia, lo que vendemos nos suma mucho para que el monto que debe aportar cada grupo”.

“Todos los días, de lunes a lunes, tenemos la cocina disponible para las más de 90 personas que viven en nuestro barrio y que se encuentran en situación de vulnerabilidad. Agradezco la visita y el acompañamiento del Estado, porque sin ellos no podríamos salir adelante. Hoy, con mucha tranquilidad, puedo decir que no nos falta la comida a ninguno”, concluyó Chaile.

Las cocinas comunitarias son, en primer lugar, estrategias sociales importantes para garantizar la seguridad alimentaria en las zonas más vulnerables, pero también espacios de empoderamiento y referencia para la comunidad y el sano esparcimiento de sus integrantes.

Compartir