Preguntas Frecuentes

¿Cuánto tiempo dura el acogimiento?

ES TRANSITORIO. En primera instancia, son 90 días y si la situación del niño lo requiere, pueden extender a 90 días más.

Si tengo intenciones de adoptar, ¿puedo ser familia de cuidado transitorio?

NO ES UNA ADOPCIÓN. Una familia de cuidado transitorio, no puede ser una familia con intención de adopción. No puede estar inscripta en el Registro único de adoptantes.

¿Qué pasa si me encariño?

QUEREMOS QUE TE ENCARIÑES.  Es fundamental estar dispuesto a donar afecto, ejercer cuidados familiares, facilitándole herramientas para su crecimiento y desarrollo.

¿Qué pasa si trabajo y no tengo con quien dejar al niño?

NO ESTA SOLO. El Estado te acompaña en todo el proceso y pone a tu disposición todas sus herramientas y servicios para ayudarte.

¿Una vez que complete el formulario, soy familia de cuidado transitorio?

TU INSCRIPCION ES SOLO EL PRIMER PASO. Que te inscribas, no significa que ya sos una familia transitoria. El Estado debe realizar un proceso de evaluación.

¿Qué edad tienen los niños en situación de cuidado transitorio?

SON NIÑOS DE 0 A 3 AÑOS. Atraviesan una situación de vulneración de derechos y necesitan un entorno saludable y de contención afectiva para vivir durante 90 días.

¿Qué pasa cuando se cumplió el plazo estipulado?

Una vez que se cumplió el tiempo o se resolvió la situación, el niño puede volver a su hogar de origen o continuar su crecimiento con su familia adoptiva.

¿Cuándo se recurre al programa de Familia de Cuidado Transitorio?

En contextos familiares en los que una autoridad competente toma la decisión de separar al niño, niña o adolescente de su familia de origen. Esa decisión de separación es tomada tras haber agotado todas las instancias de apoyo familiar orientadas a preservar la convivencia del niño, niña o adolescente en su familia, que es prioritaria. En este sentido, la Familia de Cuidado Transitorio es un cuidado alternativo que, a diferencia de la institucionalización, garantiza el derecho a la convivencia familiar y comunitaria; pero debe ser reservado y utilizado única y exclusivamente cuando no ha sido posible la permanencia del niño, niña o adolescente en su familia de origen. Si bien las causas que ameritan la separación son múltiples y complejas, en líneas generales podemos decir que las más recurrentes son: enfermedades graves de los cuidadores, violencia, maltrato, explotación, abuso sexual, entre otras. La situación de pobreza de una familia no es una causa legítima de separación ni de inclusión de un niño, niña o adolescente en una Familia de Cuidado Transitorio.

Compartir