Los comedores escolares fortalecen el cuidado de los niños tucumanos

En el marco de los recorridos que realiza la Secretaría de Articulación Territorial y Desarrollo Local diariamente por distintas zonas de Tucumán, el ministro de Desarrollo Social, Gabriel Yedlin, junto al secretario del área Francisco Navarro, y la directora de Políticas Alimentarias, Carolina Nacher, visitó la escuela Justiniano Frías, en donde desde hace un mes funciona un comedor escolar para 700 chicos.

Durante el recorrido, los funcionarios agradecieron a los docentes y autoridades del establecimiento, que al igual que las madres y abuelas de los niños, colaboran para que éstos estén bien alimentados y en óptimas condiciones para aprender.

Cabe destacar que estos dispositivos, como ocurrió en años anteriores financiados con fondos provinciales, permanecerán abiertos durante el receso de verano, con el objetivo de brindar complemento alimentario y un espacio de sano esparcimiento a más de 37.000 niños distribuidos en 350 escuelas en todo el territorio provincial.

Al respecto, Yedlin expresó: “Estamos muy contentos de continuar cuidando a nuestros chicos, y en este año pudimos incorporar en 100 escuelas, que contaban con desayuno, la prestación del almuerzo. Uno percibe en ellos lo importante que esto representa, y destaco además la solidaridad de sus familiares, que voluntariamente colaboran con la escuela para que esto funcione. La escuela es un lugar donde los chicos estudian y comparten, pero también es un espacio donde podemos cuidarlos y ofrecerles actividades de sano esparcimiento”.

Por su parte, Navarro añadió: “Si bien en esta escuela desde hace tiempo se venía dando la prestación de desayuno, surgió la necesidad de incorporar el almuerzo. La verdad que es una alegría ver como la comunidad se moviliza por la causa, encabezada por las mamás y abuelas, para que sus niños estén bien alimentados. Además, celebro que por decisión del gobernador y el ministro, continuaremos brindando seguridad alimentaria en las escuelas durante el verano”.

Por último, Belén Sarmiento, directora del establecimiento educativo, agradeció a las autoridades de Desarrollo Social, y finalizó: “Estamos muy contentos de poder ofrecerles a los chicos el complemento del almuerzo, y destaco las gestiones del gobierno, que nos escuchó y respondió muy rápidamente a esta necesidad. La alimentación es fundamental para nuestros niños y su aprendizaje, y agradezco además que los comedores continúen abiertos durante enero y febrero, ya que garantizan su seguridad alimentaria”.

Los comedores escolares forman parte de un programa de la Dirección de Políticas Alimentarias del Ministerio de Desarrollo Social en articulación con el Ministerio de Educación, y tienen como objetivo principal complementar la alimentación de los niños y adolescentes que concurren a las escuelas públicas primarias de la Provincia.

Compartir