Reconocieron el trabajo comunitario de 200 mujeres de Potenciar Trabajo

Las mujeres atienden a más de 20 dispositivos de seguridad alimentaria en Tucumán (Foto: Prensa Ministerio de Desarrollo Social)

Más de 200 titulares de Potenciar Trabajo, que finalizaron sus capacitaciones como Preventoras de Alimentación Saludable, recibieron hoy sus certificados en la sede de la Organización Crecer Juntos. Este proceso formativo les permitió adquirir herramientas teóricas y prácticas que se traducirán en mejorar la comensalidad de las personas a las que atienden en Tucumán.

la Ministra de desarrollo social, Lorena Málaga, que encabezó la entrega, expresó que “Se concluye con la capacitación y la formación en alimentación saludable de  titulares del programa Potenciar trabajo que se desempeñan en el cuidado y aporte que hacen desde diferentes organizaciones comunitarias”.

También, añadió que “están construyendo una cultura del trabajo porque generan vínculos donde ellas, aparte de otorgar el alimento, crean lazos que les permiten conocer y acompañar en el el estado de salud y en la vinculación de la familia con la escuela. Son vínculos integrales y tienen como objetivo final que estos programas se transformen en trabajos de calidad y estables porque es el único camino para que las familias se puedan desarrollar”.

En un trabajo conjunto con el Gobierno que encabeza Osvaldo Jaldo, las mujeres forman un grupo que sostiene alrededor de 20 dispositivos de seguridad alimentaria en el Gran San Miguel de Tucumán. De este modo, garantizan la alimentación a grupos vulnerables, desde niños y niñas hasta familias.

Acompañaron a Málaga, la secretaria de Unidad Ejecutora de Programas y Proyectos Sociales, Pía Muñoz; el titular de la Unidad Ejecutora del programa nacional de Inclusión Socio Productivo y Desarrollo Social, Pablo Pais; y el secretario de la Unidad Ejecutora Norte Grande para la Equidad Social del ministerio de Desarrollo Social Nación, Gabriel Yedlin.

“Desde la Secretaría reconocemos el trabajo comunitario, fortaleciendo los espacios con herramientas, visibilizando y certificando las prácticas del cuidado porque entendemos que nuestra responsabilidad como Estado es pensar políticas públicas marcando que el trabajo comunitario es un derecho y un trabajo como tal”, valoró Muñoz.

Luego, Pais destacó: “Estamos con una impronta muy federal que nos pide el ministro Juan Zabaleta, con compañeras y compañeros que dentro del Potenciar Trabajo brindan un servicio comunitario, una tarea muy importante vinculada a la alimentación en cada barrio y localidad”.

Durante la mañana, como parte de la finalización de los cursos, desde la cartera Social se entregaron elementos de cocina, por un valor de $4 millones, a fin de que las mujeres cuenten con más y mejores herramientas para elaborar alimentos de mayor calidad.

Por su parte, Yedlin resaltó que “estas mujeres se vienen capacitando en seguridad alimentaria y haciendo hace muchos años este trabajo en sus barrios”. En ese marco, subrayó la importancia de “entender que el cuidado es un trabajo y que la contraprestación por este programa no solo es la capacitación, sino también la enorme labor socio comunitaria que estas mujeres hacen para mantener la paz social en la provincia”.

Testimonio

Mariana Quinteros, del Centro Comunitario Acceso Oeste, afirmó que “el curso fue lo mejor que nos pasó porque aprendimos que hay muchas cosas más por hacer y ayudar a los niños en su alimentación. El programa nos dio las herramientas para que podamos hacer comidas sanas para ellos”.

Respecto de su trabajo, precisó que atienden a cerca de 400 niños y niñas a los cuales se les otorga merienda y almuerzo en modalidad vianda. “Hace un año estamos en el programa. Todo lo nuevo que va a venir va a ser para que podamos cocinar con mucho más entusiasmo porque es increíble todo lo que recibimos”, celebró.