Hasta siempre, compañero Julito

Hoy nos toca escribir las palabras más tristes, las que nunca quisimos escribir. Pensábamos que nunca –no queríamos en realidad- íbamos a estar frente a una computadora comunicando su partida. Increíble, porque después de todo lo que peleó, hoy se fue.

Esta mañana nos dejó el director de Comunicación Institucional del Ministerio de Desarrollo Social y compañero, Julio Alejandro Grandjean, a quien todos conocíamos como “Julito”, luego de una durísima batalla contra el Covid – 19.

Tipazo como pocos y una persona increíble, Julito siempre estuvo para todos y para todas, no importaba día, hora ni circunstancia, él estuvo siempre.

Fue un trabajador excelente, incansable y comprometido y un esposo, padre y abuelo de maravillas. Un hombre muy sabio, dispuesto siempre a compartir sus conocimientos.

Un tipo noble, con una sonrisa gigante y un corazón de oro.

Julito era de esas personas querida por todos, y todo aquel que lo conoció puede dar fe de eso.

Nos deja un vacío que va a ser muy difícil de llenar. Una herida tan grande que va a tardar en curarse.

Luego de la triste noticia, el ministro, Gabriel Yedlin, expresó unas sentidas palabras: “Una persona muy buena y muy querida por todos. Un trabajador siempre dispuesto a ayudar a un compañero, a enseñar. Nos dejás un vacío enorme, hoy llenos de dolor”.

Y concluyó: “Julio, danos tiempo y lo llenaremos de recuerdos de bondad y ternura”.

La pérdida es incalculable, pero desde acá seguiremos honrando su trabajo, como él lo honró y defendió siempre, para que su nombre brille en la estrella más alta.

Hasta siempre, compañero.

 

 

 

Compartir