Maestro de emprendedores, amante de la vida y amigo fiel, ese fue Rodolfo Lescano

Él supo transmitir los valores del trabajo y de la Economía Social. Fue ejemplo de perseverancia y volcó toda su experiencia al servicio de la comunidad. Con el paso de los años, fue fortaleciendo su emprendimiento Higos Felices, insertándolo en el mercado nacional, llegando incluso a obtener premios internacionales con sus productos.

Hablamos de Rodolfo Lescano, que dejó una marca imborrable a partir de su esfuerzo y dedicación. Una persona absolutamente comprometida y orgullosa de lo que hacía.

Asesor de funcionarios, aportó toda su capacidad brindando su saber y experiencia. Pensando siempre en el beneficio de su querido Tucumán, ponderaba la articulación entre el turismo y la economía.

Quienes lo conocieron, destacaron sus enormes ganas de vivir, progresar y ayudar al prójimo. Además, lo recordaron como ‘capacitador nato’, el ingeniero que puso sus conocimientos académicos al servicio de PyMES y en particular de los emprendedores, como los asistentes a los cursos dictados en la Subsecretaría de Economía Social y Solidaria.

El equipo de la cartera social, que transitó y admiró el camino de Rodolfo, resaltó su dedicación, su vocación de emprender, pero también su enorme sentido de la solidaridad, estando siempre dispuesto a transmitir y compartir sus conocimientos con los demás.

También, lamentaron la pérdida y lamentaron no haberlo tenido más tiempo para disfrutarlo. En ese sentido, definieron al “Rodo” como un “ventarrón, anarquista de ideas”, de conducta frontal, sincera y de convicciones fuertes. Locuaz, provocador, culto y abierto a las ideas.

Con su rara habilidad para enseñar con humor, supo introducir conceptos de marketing en las personas que se beneficiaron de sus conocimientos. Cada presentación que daba culminaba con aplausos y una clara muestra de aprehensión de los principales conceptos por parte de las personas capacitadas, aportando así al progreso de sus emprendimientos y la construcción de una vida más próspera para ellos y su familia.

Amante incondicional de su familia, de Irene, su compañera de vida, y de sus hijas. Afectuoso y siempre presente amigo y compañero.

Descansá en paz querido Rodo. Te extrañaremos.

Compartir