El trabajo en los Hogares apunta a garantizar derechos a las niñas, niños y adolescentes

Los Dispositivos de Cuidado Institucional (DCI) del Ministerio de Desarrollo Social, que conduce Gabriel Yedlin, llevan adelante una intensa labor para garantizar los derechos de los niños, niñas y adolescentes que por diversos motivos no tienen cuidados parentales y son alojados en ellos, en línea con las políticas que impulsa el gobernador Juan Manzur.

Mirta Medina dirigió el DCI Eva Perón durante mucho tiempo y recientemente jubilada, contó cómo es el trabajo que se lleva a cabo en los dispositivos, y en especial en el hogar del cual fue directora muchos años. Myriam Martini es su sucesora.

“Se realiza una enorme tarea en instituciones como el Hogar Eva Perón, principalmente el trabajo con niños con problemática de abandono y la búsqueda de familias extensas o familias adoptivas para ellos”, detalló Medina.

Contó que “es una tarea incesante, y en los últimos 13 años de gestión frente al hogar Eva Perón pudieron egresar alrededor de 55 chicos con familias adoptivas, entre ellos grupos de hermanos, lo que significó un giro de 180 grados para los niños que no encontraban referentes afectivos hasta ahí”.

Al mismo tiempo, explicó que “nos ha tocado asistir en estos años al cambio de paradigma, a la temática del desgranamiento institucional, al no internar chicos por problemáticas socioeconómicas dado que hay otras alternativas para que puedan integrarse a sus grupos familiares”.

Asimismo, señaló que “el nuevo paradigma que propone la Ley 26.061 (de Protección Integral de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes) en términos de integración familiar y de sostén a la familia cuando no hubiere la búsqueda de familias para estos chicos”.

“A esta tarea, a veces invisibilizada, está abocada mucha gente comprometida, no sólo en el hogar Eva Perón sino también el Santa Rita y Casa Cuna”, afirmó.

Reveló que en los dispositivos “hay técnicos, preceptores hay gente que está trabajando silenciosamente en el día al día para brindarle el mejor lugar posible lo más parecido a un hogar a los chicos”.

En ese sentido, consideró que “ el ‘significante’ hogar me parece que es importante, porque la circunstancia de nombrarlo no como instituto sino como hogar hace también que la modalidad de contacto y de lazo con los niños que ingresan y que evidencian mucho sufrimiento porque están atravesando problemáticas de abandono o de maltrato hace que el sostén hacia ellos sea mucho más intenso y necesario que en el caso de otros niños”.

Por otro lado, comentó que “desde el Ministerio y particularmente desde la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia y su Dirección, se trabaja intensa y activamente en la búsqueda de familias para estos chicos”.

En tanto, Martini señaló que “es un nuevo desafío y la idea es seguir trabajando en esta línea por los derechos de los niños alojados en el Eva”.

Sostuvo que “uno de los derechos fundamentales de los niños es vivir en un seno familiar, que tiene que ver con la línea de trabajo del equipo del hogar”.

Así, afirmó que “se venía trabajando en la línea de adopción y de cuidados transitorios y en la restitución al hogar en los casos que se puedan”.

“Seguiremos con el trabajo de todos los días para bregar por el cumplimiento de los derechos de los niños”, concluyó.

 463 total views,  2 views today

Compartir