La Secretaría de la Mujer duplicó las estrategias de intervención en un año signado por el aumento de la violencia a raíz de la pandemia

La Secretaría de la Mujer realizó esta tarde una reunión de cierre y balance del trabajo durante el año, a través de la plataforma virtual Zoom.

El ministro de Desarrollo Social, Gabriel Yedlin y la secretaria María del Carmen “Cuyi” Carrillo, encabezaron la charla, que fue compartida por las distintas áreas del organismo, entre ellas el Observatorio de la Mujer, cuyos equipos técnicos refirieron el trabajo realizado en el contexto de pandemia, que generó aumento de casos de violencia; los objetivos cumplidos y por cumplir y además, proyectaron acciones para el próximo año.

Al respecto, Carrillo expuso que “tuvimos una reunión virtual con los equipos técnicos de la Secretaría, el Observatorio y los secretarios y equipos del  Ministerio y realizamos un balance de los que se vino trabajando”.

Señaló que “fue un año atípico, con un contexto económico social muy difícil, y analizamos qué hemos hecho, qué nos falta, qué tenemos que corregir y seguir afianzando”.

Tras agradecer al personal que trabajó con denuedo durante el año, Carrillo aseveró que “durante la época de pandemia la violencia aumentó de forma exponencial y hemos necesitado duplicar las estrategias  para poder llegar dado que no se podía hacer la atención en forma presencial”.

En ese sentido, contó que “hemos tenido que abordar mecanismos como líneas telefónicas o el WhatsApp para poder resguardar a las mujeres”.

Reveló que “hemos atendido a casi 1.500 mujeres nuevas este año, más de 6.500 que continúan en seguimiento psicológico y hemos trabajado muchísimo en lo que llamamos ‘repatriación’, es decir, mujeres que estaban en otras provincias víctimas de violencia y que había que traer para que esté en resguardo con su familia o llevarlas desde Tucumán a sus provincias de orígenes; han sido 55 mujeres, y dos de otros países como Paraguay y México”.

Así, Carrillo destacó el trabajo articulado con distintas áreas: “Hemos trabajado con el COE, Salud, la Policía, y eso nos ha llevado mucho tiempo respetando los protocolos de las provincias”.

Por otro lado, la funcionaria manifestó que “se ha desarrollado muchísimo el empoderamiento y la autonomía de las mujeres que es lo que queríamos, a través del autoempleo les hemos dado herramientas y las vinculamos con Economía Social para que empiecen ese proceso como emprendedoras”.

En consecuencia, dijo que “el balance, dentro de un año tan atípico, ha sido muy positivo y se ha trabajado mucho desde el Ministerio tratando de estar a la par de cada una de las mujeres, no solamente con vulneraciones en cuanto a la violencia sino también sociales y económicas”.

Asimismo, proyectó lo que espera para el próximo año: “Esperamos poder trabajar en los cuatro ejes en los que se estructura la secretaría, como el Ciudad Segura, que consiste en el abordaje de violencias en la vía pública y que no lo pudimos hacer este año porque era presencial y también queremos hacer una gran mesa de género en la Provincia, en la que hagamos un abordaje amplio con muchos actores sociales para poder hacer un acompañamiento integral a las víctimas de violencia”.

Anticipó que “seguiremos capacitando mediante la Ley Micaela, que lo hemos hecho en forma virtual; vamos a seguir armando redes de mujeres en los gobiernos locales, fortalecerlas y avanzar con los programas Generar y Acompañar desde la Nación”.

Participaron, entre otras funcionarias, la secretaria de Niñez, Adolescencia y Familia, Lorena Málaga; la responsable del Observatorio, Verónica Ale y la directora de la directora de Promoción y Protección de los Derechos de la Mujer, Florencia Villagra.

 464 total views,  1 views today

Compartir