“Estamos en una etapa delicada, donde tenemos que ser muy responsables, respetar lo que nos piden, y continuar cuidándonos entre todos”

Lo expresó el ministro de Desarrollo Social, Gabriel Yedlin, durante una entrevista radial realizada anoche en Continental Tucumán 100.1.

En una distendida conversación, el funcionario se refirió a su infancia, amigos, familia, y a sus inicios en la política, además de charlar sobre la cartera social que dirige.

En relación a su vida personal, manifestó: “Tengo recuerdos muy hermosos de mi niñez, de la escuela Integral, donde hice el jardín, la primaria y la secundaria, y estoy agradecido además con la UNT, en donde me recibí de médico. Además hice mi residencia en Buenos Aires, y esa también fue época muy hermosa de mi vida, en donde conocí un mundo distinto, y a mucha gente con la que actualmente mantengo una amistad. Es por eso que estoy orgulloso y defiendo la educación pública”.

“Soy un enorme privilegiado de haber podido estudiar y de haber vivido y contado con mis padres. También me guió el hecho de que mis hermanos estudiaron medicina y les haya ido muy bien. Y esa etapa es justamente la que compartí con Juan Manzur, ya que fuimos compañeros durante toda la carrera, nos recibimos juntos, y viajamos juntos a hacer la residencia. Si bien somos amigos, hay mucho respeto, y tengo bien claro que él es mi jefe. Hay confianza, pero hemos logrado separar las aguas y no hay contradicciones en eso. Y cuando hablamos de cosas vinculadas al trabajo, somos muy prolijos”, añadió.

Respecto al vicegobernador Osvaldo Jaldo, el ministro agregó: “Es un compañero de trayectoria enorme. En el peronismo conduce uno solo, pero han que destacar el hecho de que en esta dupla, el gobernador le dio un espacio real y muy importante al vice, y además existe mucha confianza, lo que le permite a Juan delegar ciertas cosas en Osvaldo. La verdad que funcionan muy bien juntos”.

Referido a su espacio político, expresó: “Tenemos que continuar trabajando y estando cerca de la gente. Somos un equipo, y siempre intentamos acercarles soluciones concretas a las personas, basado en un Estado que brinda servicios, cimentado en la salud y la educación pública. Tenemos que fortalecer la democracia en general, siendo responsables y teniendo en cuenta el contexto de pandemia, por eso no se nos ocurre pensar en las elecciones del 2023, ya que esto sería alejarse de lo que le pasa a la gente”.

Al ser consultado sobre el contexto epidemiológico actual, expresó: “Como todas las personas que estamos trabajando, y por lo tanto expuestos, tenemos que continuar cuidándonos mucho. Quiero destacar el enorme esfuerzo que vienen realizando los trabajadores de la salud, bioquímicos, médicos, enfermeros, camilleros, choferes, entre otros, que se encuentran en la  primera línea de lucha contra esta pandemia”.

“En el caso puntual de Desarrollo Social, nosotros, a través de nuestros institutos, como la Sala Cuna, los hogares Eva Perón, Goretti, y Belgrano, entre otros, continuamos cuidando a los más vulnerables, como por ejemplo a niños y niñas sin cuidados parentales y adolescentes, y a aquellos que necesitan acompañamiento alimentario, a través de los comedores y cocinas comunitarias, y es por eso que estamos considerados también dentro de los trabajadores esenciales”, agregó Yedlin.

Volviendo al plano personal, Yedlin contó cómo es su vida en familia: “Intento poder tener dentro de mi casa mucha tranquilidad, y eso se traduce también afuera. Trato de ser un padre integrado, e interesarme con lo que le pasa a los demás miembros de la familia. Mi hija estudia Historia, y nos enseña a mi esposa y a mí. Claudia, mi mujer, trabaja en la UNT y es una gran compañera. En relación a los hábitos, somos todos de leer bastante, aunque a mis hijos varones les gusta mucho también el deporte. Además, me gusta cocinar asados, y creo que soy muy buen asador”.

Acerca del Ministerio de Desarrollo Social, contó: “Aprendí mucho del Ministerio, de la gente más humilde, que son los más solidarios también, y de cómo acompañar el esfuerzo de estas personas. Desempeñarme como funcionario público, y más en lo social, me abrió otros horizontes, y me convirtió en una persona más sensible. Siempre hay que tener en cuenta que uno no es dueño del Estado, ya que el Estado es de la gente, y a nosotros solo nos toca la responsabilidad de administrar un pedacito”.

“Dentro de la política, he sido partícipe y vivido momentos muy buenos, donde sentí que hicimos cosas muy importantes para la gente, y quizás las mejores sensaciones tengan que ver con el Plan de Dengue, el Programa Nacional de Hipoacusia y la reglamentación de Ley de Celiaquía. Pero también, y como pasa en la vida personal, hay alegrías y tristezas, y lo malo está relacionado con la injusticias, como por ejemplo el caso Erika, que fuera asesinada por el abuelo, y ese tipo de cosas me genera mucha impotencia”, remarcó el funcionario.

Además, el Ministro habló sobre la campaña Rico, Sano y Barato: “Acompañamos al presidente Alberto Fernández desde el principio del programa Argentina contra el Hambre, y este precisamente tiene tres caminos. El primero relacionado a la cobertura alimentaria (comedores, tarjetas, etc.), el segundo aspecto tiene que ver con comer mejor, que es a lo que está referida esta campaña, y el tercer punto es la producción y venta de alimentos, generando un circuito virtuoso entre los productores locales y el Estado. Como ejemplo concreto de este último apartado, podría nombrarte el de la Overita en Trancas, que suministra leche fresca para ser entregada en los comedores de las escuelas públicas de la zona”.

Para finalizar, el titular de la cartera social se refirió a nuestro país, la Provincia y el contexto actual: “Estamos en una etapa delicada, donde tenemos que ser muy responsables, respetar lo que nos piden y continuar cuidándonos mucho entre todos. Debemos intentar abastezcamos cerca de casa, y si no tenemos la necesidad de salir, no lo hagamos, en especial las personas de riesgo y los adultos mayores. Pero también a aquellas personas jóvenes y sanas, les pido que sean responsables, ya que si ellos hacen mal las cosas fuera de casa, al volver representan un riesgo grande para aquellas que permanecen en el hogar”.

“Necesitamos construir un país mejor, donde haya trabajo genuino, y con el fruto de ese trabajo las personas tengan la posibilidad de vivir mejor. Tenemos que apuntar hacia otros horizontes, relacionados con una sociedad más justa y que brinde oportunidades. Tucumán tiene cosas hermosas, gente muy buena, paisajes increíbles, además de cuatro universidades y dos Institutos del Conicet, por mencionar algunas. Pero también estoy convencido de que los tucumanos podemos ser mejores, y debemos unirnos, para aportar desde donde nos toque y así mejorar nuestra Provincia”, finalizó Yedlin.

Compartir