Los jóvenes combaten las adicciones a través de la formación profesional

Alumnos de los cursos de capacitación del colegio Lorenzo Massa recibieron, por parte del Ministerio de Desarrollo Social, herramientas para continuar con sus aprendizajes en diferentes oficios. La entrega de los elementos se realizó por intermedio de la Secretaría de Prevención y Asistencia de las Adicciones, ya que, dicha área, lleva adelante una estrategia mediante la cual colabora con algunos de estos estudiantes para ayudarlos a combatir el consumo problemático y les otorga becas para que puedan continuar realizando los talleres.

El dispositivo de formación profesional se puso en marcha hace dos años con el objetivo de conectar a jóvenes de barrios vulnerables con los talleres de la institución educativa, buscando alentar la prevención del consumo. Electricidad, metalmecánica, refrigeración, herrería, entre otros, son algunos de los cursos que se dictan. El año que viene, adelantaron los funcionarios, habrá nuevas propuestas.

El ministro de Desarrollo Social, Gabriel Yedlin, entregó las herramientas junto al secretario de Prevención y Asistencia de las Adicciones, Matías Tolosa.  Participaron, además, el subsecretario de Unidad Ejecutora de Programas y Proyectos Sociales, Guillermo Socolosky, el concejal, Ernesto Nagle, el subsecretario de Servicios Públicos, Hugo Cabral, directivos de la institución, docentes y familiares de alumnos.

“Es un programa muy exitoso de la Secretaría de Adicciones, en el cual hombres y mujeres que están saliendo de dificultades vinculadas a la salud, junto con sus organizaciones de base, pudieron capacitarse en distintos oficios”, comentó Yedlin y recordó, con gratitud, el crecimiento del programa: “Empezamos con un estudiante, luego tuvimos ocho y este 2019 se está terminando con 80”.

Por otro lado, dijo que la financiación de los cursos y las becas otorgadas a los alumnos, se dieron por orden y decisión del gobernador Manzur, “luego seguimos ayudándolos con equipamiento para que empiecen a desarrollar el oficio”, agregó.

Yedlin celebró la continuidad de la estrategia de capacitación y destacó algunos dispositivos y acciones ejecutadas por la Secretaría de Adicciones: “En estos cuatro años construimos seis Ceplas, más de 3000 pacientes que pudieron tener acceso a consultas, creamos el Observatorio de Droga de la Provincia y el Centro de Escucha Móvil, entre otros. Tenemos un Estado que, ante un tema tan complejo como son las adicciones, planificó y costeó muchas políticas públicas para combatir el flagelo”.

“Estamos a muy poquitos días del comienzo de la nueva gestión a nivel nacional y tenemos la esperanza de que el eje de las políticas va a ser distinto, que vamos a volver a tener políticas públicas que se centren en las personas, sus necesidades y dificultades. En la medida en que tengamos más trabajo y proyectos de vida, la gente en situación de consumo también tendrá nuevas oportunidades”, manifestó.

Tolosa, en tanto, se mostró feliz por el muy buen funcionamiento y la repercusión de la estrategia y agregó: “Esto también implica generar un vínculo con los actores en el territorio, entendiendo que un tema tan complejo como este necesita una respuesta articulada entre todos los sectores”.

En la antesala de la asunción de Alberto Fernández y en sintonía con Yedlin, dijo que “estamos muy esperanzados en que se va a promover un modelo de país que tiene que ver con el trabajo, con la producción, con poner en marcha las capacidades, pensando en un país que nos incluya, dejando de lado un modelo que promovió la especulación financiera y destruyó las fuentes laborales. Desde nuestro espacio estamos convencidos de que el camino es el cuidado, pero la salida es el trabajo”.

Testimonios

El abanderado del curso de electricidad, Emanuel Concha, del barrio Juan XXIII de La Bombilla comentó: “Hice el taller de electricidad que me interesaba mucho y además, porque en mi casa teníamos muchos problemas eléctricos y no podíamos pagar un electricista. Por eso preferí capacitarme”.

Su llegada al curso se dio mediante un proyecto que realizaba junto a titulares del programa Ellas Hacen, en barrio Autopista Sur, en articulación con el área de Adicciones, explicó.

“Pude lograr esto gracias al esfuerzo y apoyo de los profesores y mi familia, pero también por el acompañamiento del Estado que nos brida estas oportunidades”, resaltó. Posteriormente, mandó un mensaje: “No necesariamente tenemos (en referencia a los jóvenes vulnerables) que estar siempre en situación de calle y terminar así. Con ganas y políticas públicas que nos incluyan, podemos combatir las adicciones y salir adelante”.

Para concluir, Malena Herrera, la única mujer de los talleres contó que “la experiencia de los talleres fue muy linda y pude llegar a ellos a través de la Secretaría de Adicciones”. Expresó que el curso le sirvió para mantenerse en actividad en lugar de pasar tiempo en la calle y que hoy se siente capacitada y preparada para poner en práctica todo lo aprendido.

 

Compartir