Yedlin: “Nos tiene que dar vergüenza a los argentinos que haya gente con hambre”

Con la presencia del ministro de Desarrollo Social de Tucumán, Gabriel Yedlin, el candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández, puso en marcha un proyecto que apunta, entre otras cosas, a garantizar la seguridad alimentaria de los sectores más vulnerables.

De la actividad, que tuvo lugar en la Facultad de Agronomía de Buenos Aires, participaron quien es nombrado como posible ministro nacional, Daniel Arroyo además empresarios, organizaciones sociales, científicos, productores, supermercadistas, sindicalistas, universidades y entidades religiosas, apuntando al compromiso para la Argentina que viene.

Acompañaron a Yedlin, la secretaria de Niñez, Adolescencia y Familia, Sandra Tirado; el secretario de Articulación Territorial y Desarrollo Local, Francisco Navarro; el secretario de Gestión Administrativa, José Gandur y el subsecretario de la Unidad Ejecutora de Programas y Proyectos Sociales, Guillermo Socolsky.

En comunicación telefónica desde la Capital para un programa radial de LV 12, el ministro se refirió al evento: “Nos invitaron a ser parte del lanzamiento de esta política pública de nuestro candidato a presidente, que piensa que hay que implementar medidas en Argentina de manera veloz y articulada. Este plan va a ser una política de todos los sectores y una prioridad inicial en el gobierno de Fernández, orientada a cambiar esta situación de crisis que estamos atravesando”.

Yedlin sostuvo que el nuestro “es un país que produce alimentos, nos tiene que dar vergüenza a todos los argentinos que haya gente con hambre».

“Formamos parte de una Liga de Ministros de Desarrollo Social, y nunca tuvimos respuestas del Gobierno Nacional. Algo muy distinto sucede con quienes manejan los temas sociales de la propuesta del futuro presidente, quienes están muy interesados de escuchar lo que les pasa a las provincias”, agregó el funcionario.

Además, Yedlin destacó el trabajo de las organizaciones sociales: “A mi modo de ver, los motivos que llevaron a tramar este tejido de contención social, tienen que ver básicamente con dos cosas, primero con la Asignación Universal por Hijo, que llega a los grupos más vulnerables, y lo segundo es propiamente ese tejido formado por las organizaciones, gracias a los doce años de políticas públicas populares orientadas a los más necesitados, que los cuatro años de Macri no pudieron romper. En Tucumán, afortunadamente, el Estado estuvo presente, pero también hemos tenido el apoyo de todas las organizaciones sociales”.

Referido a la reciente Ley de Emergencia Alimentaria sancionada por el Congreso, compartió: “Habíamos solicitado un incremento de emergencia como mínimo del 50 por ciento de las partidas presupuestarias vigentes del corriente año, correspondientes a políticas públicas nacionales de alimentación y nutrición y, si bien se aprobó por unanimidad la medida, hasta ahora no hemos recibido nada y la verdad estamos muy preocupados por las personas que más lo necesitan”.

Respecto al plan, el funcionario explicó: “Implica un aumento de algunas partidas hacia lo alimentario, la producción de alimentos y mercados populares, acercando ferias para impulsar las ventas de pequeños productores. Además, es un acuerdo con las industrias, que impactará en las góndolas de supermercados, intentando desenganchar de alguna manera a los alimentos de la canasta básica del resto de los productos con inflación, generando un marco de protección a algunos productos para que la gente tenga más recursos y la posibilidad de comprar con más variedad, y también generar trabajo a través de la agricultura familiar”.

En relación al futuro ministro de la Nación en el área social, manifestó: “Estamos convencidos que en las próximas elecciones se impondrá la fórmula Fernández-Fernández, y en ese caso, Daniel Arroyo será el nuevo ministro de Desarrollo a nivel nacional. Entiendo que es la persona adecuada, ya que aparte de ser de su confianza, ha sido muy generoso con nosotros en estos últimos años y conoce mucho de temas sociales. Daniel fue un hombre de consulta permanente para nosotros y, como entendemos que somos la voz institucional de los social en Tucumán, queremos dar nuestra mirada, nuestra opinión, nuestro aporte, para que lo que decida hacer se pueda después canalizar en las provincias que tienen realidades distintas”.

Además de estos lineamientos, se destaca la conformación de un Consejo Federal de Argentina sin Hambre, integrado por todos aquellos sectores a los que se convocó, y un Observatorio Interdisciplinario. Esto incluye una serie de ideas que se pueden realizar a través de la coordinación y la voluntad de todas las partes y otras que requerirán la intervención del Congreso y la sanción o modificaciones de algunas leyes relacionadas a la temática.

Fernández

“Hagamos la batalla más sensata que podemos hacer, que es hacer que todos los argentinos dejen de padecer el hambre”, postuló Fernández, quien llamó a dejar de lado «toda diferencia” a juntarse «para terminar con el hambre en la Argentina”, independientemente de quién gane en los próximos comicios y de “dónde vienen o qué piensan”.

Fernández afirmó que “lo primero que hay que reperfilar son los precios de la canasta básica argentina para que todos tengan acceso” a esos alimentos.

Por otro lado, dijo que la propuesta lanzada esta mañana podía comenzar a ser implementada “hoy mismo” y que no hacía falta esperar los resultados de las próximas elecciones generales.

“No es una propuesta de campaña; es una propuesta que se puede empezar a materializar hoy. Si llego a ser electo, me voy a poner al frente de la campaña contra el hambre en Argentina y, si no fuera así, quiero que quedemos todos condicionados a resolver este flagelo”, aseveró el candidato presidencial en su discurso, que fue precedido por la presentación del plan realizada por el diputado nacional Daniel Arroyo, referente en temas sociales dentro del espacio del Frente de Todos.

En ese marco, Alberto Fernández dijo no querer gobernar “para algunos argentinos sino para todos” y, tras criticar el centralismo, subrayó que “la Argentina es una sola y debe estar integrada, sin argentinos al margen”, y señaló a esa idea como una “obsesión” que comparte con la candidata a vicepresidenta y ex mandataria, Cristina Fernández de Kirchner.

Además, dijo que, “mientras algunos representan intereses que no son los de los que menos tienen”, el Frente de Todos representa “a los que la están pasando mal, que son los sectores más empobrecidos» de la sociedad.

“Representamos los intereses de quienes quieren una Argentina más justa, donde todos tengamos un rol que cumplir. Para eso, tenemos que empezar por incorporar a los que se quedaron afuera de la Argentina”, postuló Alberto Fernández.

 

Compartir