Daniel Arroyo ponderó las políticas públicas que se aplican en Tucumán

El diputado nacional Daniel Arroyo y el referente del Movimiento Evita, Emilio Pérsico, pasaron por Tucumán y tras reunirse con el gobernador Juan Manzur, visitaron la cocina comunitaria Emanuel, Luz y Vida en barrio Independencia, donde fueron recibidos por Natalia, la referente de la institución.

Acompañados por el ministro de Desarrollo Social, Gabriel Yedlin, los visitantes se interiorizaron por el acompañamiento que recibe la cocina por parte del Estado y el fortalecimiento del proyecto productivo que llevan adelante con la venta de prepizzas que permite incorporar más familias.

Al respecto, Yedlin destacó la presencia de los dirigentes y señaló que “son dos referentes muy importantes que vienen a Tucumán, en un contexto nacional complicado por las políticas del gobierno de Macri”.

Añadió que “notan una Provincia que está ordenada, en marcha y donde pese a la situación, el gobernador Manzur dispone políticas de inclusión y la gente más vulnerable está cuidada”.

Asimismo, indicó que “visitaron una cocina comunitaria y se llevaron una buena impresión del trabajo comunitario que se realiza entre el Estado y las organizaciones”.

Por su parte, Arroyo aseguró que “conocí un espacio que es mucho más que una cocina comunitaria, donde llevan adelante un emprendimiento gastronómico, donde se juntan las madres y plantean temas relacionados con la salud de los hijos y apoyo escolar”

En ese sentido, el parlamentario consideró que “la cocina se convierte así en un centro integrador y para reconstruir la situación social hay que lograr que la gente tenga trabajo y para ello necesita máquinas y herramientas para trabajar y eso se está haciendo muy bien en Tucumán”.

Además, afirmó que en la Provincia “hay avances muy importantes aun en la emergencia, como mantener las escuelas en verano abiertas para los chicos que tienen necesidades alimentarias”.

Arroyo reflexionó que uno de los problemas sociales críticos es la pobreza: “Si siguen subiendo los alimentos va a aumentar la pobreza; hay que tener un nivel de control de precios con los once productos de la canasta básica” e ilustró: “Comer tiene que ser barato en Argentina si producimos alimentos; se puede discutir si hacemos malos o buenos celulares o si un plasma tiene que salir caro o barato, pero comer tiene que ser barato”.

Agregó que “otro aspecto crítico es la falta de trabajo, el 35 por ciento de la gente hace changas, el gasista, el plomero o el carpintero ganan menos plata que el año pasado porque claramente no les alcanza y se van complicando y se endeudan”.

Amplió que “ese es otro problema, el sobreendeudamiento de la familia, todo el mundo debe plata”.

Más adelante, el diputado consideró que “otro tema preocupante es la situación de los niños, la mitad de los chicos dejan la escuela secundaria, tenemos un 24 por ciento de desocupación en los jóvenes y por eso es tan importante lo que hacen con las cocinas comunitarias y muchas madres que llevan a sus hijos para complementar la escuela”

Finalmente, afirmó que “el Gobierno Nacional encara un modelo que deja 20 millones de personas afuera, con soja, minería y sector financiero y salarios bajos, cuando hay que tener 44 millones de personas adentro”.

Compartir