Arroyo destacó el rol de Manzur para lograr la unidad en la oposición y pidió un cambio de modelo económico

El ministro de Desarrollo Social, Gabriel Yedlin, se reunió esta mañana en Buenos Aires con el diputado Daniel Arroyo, con quien analizó la situación socioeconómica del país y cómo las medidas nacionales afectan a las provincias.

Yedlin, que se encuentra en Buenos Aires realizando gestiones a fin de garantizar el funcionamiento de comedores escolares, interiorizó a Arroyo sobre el trabajo que la gestión que encabeza el gobernador Juan Manzur lleva adelante en la Provincia, a pesar del escenario que imponen las medidas económicas del Gobierno Nacional.

En declaraciones a Radio Rivadavia, Yedlin señaló que “tenemos que empezar con los comedores escolares en tiempo y forma y tenemos que saber si la Nación nos va a acompañar”.

“Vamos a tener 900 escuelas ayudando a la seguridad alimentaria y el dinero que Nación nos manda es el mismo desde hace años y venimos a ver en qué nos van a acompañar para poder organizarnos”, indicó.

El ministro reflejó que “cuando empezamos la gestión, la provincia ponía el 60 por ciento de los recursos y la Nación el 40, y el año pasado la proporción ya era de un 80- 20. No sólo hay más gente que estamos cuidando, sino que el precio de los alimentos creció de una manera enorme y ellos tiene la obligación y la responsabilidad de administrar para todos y no sólo para la ciudad y provincia de Buenos Aires”.

Sobre Arroyo, señaló que “es uno de los hombres que más saben sobre temas sociales de la Argentina y un referente de ministros”.

Precisamente, Arroyo dijo que “lo hablamos con el ministro Yedlin, hay problemas graves, está aumentando la pobreza porque aumentan los alimentos y hay más gente en los comedores”.

Advirtió que “si no hay un control de los once productos de la canasta básica, las cosas se van a complicar más”.

Por otro lado, afirmó que hay menos trabajo. “Una parte importante de la Argentina gana menos plata porque trabaja menos veces por semana, como quienes hacen changas como el gasista y el plomero”.

En ese sentido, Arroyo aseguró que “los costos fijos subieron mucho por los aumentos de las tarifas de luz, gas y agua y los alimentos”.

El diputado, asimismo, ponderó la gestión del gobernador Juan Manzur. “El desafío es lograr una política social más inclusiva y por eso sigo mucho lo que está haciendo el gobernador Juan Manzur en Tucumán en ese plano”.

Arroyo destacó que una de las bases de los problemas sociales e el sobreendeudamiento de la familia. “Como suben mucho los costos fijos por transporte, luz o gas, la familia se endeuda. El que tiene tarjeta paga el mínimo y sufre el 130 por ciento de interés anual y el que va al financista 180 por ciento”.

Aseveró que “todo el mundo debe plata, hay que reconstruir el crédito y el apoyo productivo. La inclusión viene por el lado del trabajo y la gente para trabajar tiene que acceder a capacitación, herramientas y a que funcione la economía”.

Tras explicar que la canasta básica escolar aumentó cerca del 60 por ciento, el diputado reveló en que en un diálogo con Manzur, coincidieron que hay tres desafíos: “Primero, los chicos tienen que estar en la escuela y que tiene que haber un sistema que apunte a la atención primaria de la Salud, como hizo el gobernador Manzur cuando fue ministro de la Nación y tercero, cortar los créditos usurarios. El punto clave y concreto es que que para que empiecen las clases el chico tiene que tener un guardapolvo, una mochila, zapatillas, libros y útiles básicos y por eso habría que aumentar la ayuda escolar para sostener algo que es dificilísimo”.

Expresó que “siempre se habla del conflicto de fin de año, pero el problema central es marzo, porque empiezan las clases y todas las familias se ven desacomodadas porque en enero y febrero se gasta un poco más”.

Añadió que “la gente necesita ver una alternativa, como la unidad de la oposición y el gobernador Manzur está trabajando fuerte en ese sentido; además, impulsar un programa para el conjunto de los 44 millones de argentinos porque el modelo económico de este Gobierno deja afuera a 20 millones”.

Insistió en que la crisis se soluciona “construyendo un modelo para los 44 millones de argentinos, robusteciendo el rol de las provincias y las economías regionales, cuidando por ejemplo la industria textil y reconstruir en la Argentina que la movilidad social se logra por el trabajo y el estudio y para ello hay que mejorar la escuela secundaria, generar condiciones para que los jóvenes entren en el mundo del trabajo y fortalecer las economías regionales”.

Contrastó con las políticas del Gobierno de Mauricio Macri: “Solo fortalece el sistema financiero, acá le va bien al que presta plata porque sube la intermediación financiera y eso hace que baje la construcción, la industria textil y el comercio”.

Consultado sobre su libro Las 4 Argentinas y la grieta social, Arroyo detalló que “hay una Argentina de la pobreza, del que no tiene piso de material ni servicios básicos, una segunda Argentina vulnerable del que hace changas, que tiene trabajo informal, hay una tercera que es la de aquellos que tienen trabajo formal y una cuarta que representa a los sectores altos del país”.

En esa línea, explicó que “la grieta es social, hay mucha gente que no está llegando a fin de mes y muchos jóvenes están fuera de la escuela secundaria; tenemos un 24 por ciento de desocupación en los jóvenes, uno de cada cuatro está desocupado y hay generaciones de jóvenes que no han visto ni a su padre ni a su abuelo trabajar y que además, ya tienen hijos”.

Consideró que “hay que evitar una cuarta generación de desocupados y eso se logra a través del trabajo, acompañando las economías regionales”.

“La idea para evitar la grieta social es a través de la integración y para ello es necesario generar oportunidades”, lanzó.

Finalmente, Arroyo dijo “que estamos en u sistema de emergencia ante la situación. Hay que dictar una emergencia y buscar un mecanismo para salir del sistema del crédito usurario y armar un gran sistema de créditos para llegar a 500 mil personas con tasas bajas para que las familias tengan máquinas y herramientas para trabajar”.

“Hay que dictar una emergencia en materia de niñez y adolescencia y poner un foco en el trabajo y la producción”, concluyó.

Compartir