Las jovencitas del Instituto Goretti celebran la inauguración de la “Casita de Atrás”

Las jovencitas alojadas en el Instituto Santa María Goretti, que depende del Ministerio de Desarrollo Social a cargo de Gabriel Yedlin, tienen un nuevo motivo para sonreír.

Por su propia iniciativa, se inauguró esta mañana la llamada “Casita de Atrás”, un espacio en la parte posterior del Instituto, donde las adolescentes podrán desarrollar actividades culturales, leer, ver televisión y también aspectos personales como pintarse o descansar.

La idea surgió de las mismas jóvenes, quienes le propusieron a las autoridades generar el espacio y para ello, trabajaron en conjunto.

Consta de tres ambientes y un baño, donde funciona una habitación, una sala de juegos y una biblioteca.

Participaron de la inauguración del espacio, la secretaria de Niñez, Adolescencia y Familia, Sandra Tirado; la directora del área, Gabriela González y la directora del Instituto Daniela Dantur, además del personal que colaboró con el proyecto, como miembros de la Asociación Civil Doncel y del Ministerio de Educación.

“Estamos muy contentas con esta iniciativa de las chicas, por que fue su decisión”, refirió Tirado, quien además destacó que “se referencia el derecho a ser escuchados de la Convención de los Derechos del Niño y ellas fueron escuchadas y acompañadas por la institución”.

Asimismo, destacó la participación de Doncel y del Ministerio de Educación: “Doncel viene trabajando con la autonomía progresiva y la gente de Educación con las tareas que realizan dentro de la institución y esto de poder trabajar en forma intersectorial para que las chicas dispongan del espacio y que ellas decidan cómo utilizarlo”.

Por su parte, Dantur aseguró que el espacio es un proceso que se trabajó durante mucho tiempo en el Instituto. “La línea de participación y elección de las jóvenes es uno de los pilares en el eje de autonomía que venimos trabajando en el marco de la ley 26.061”.

Agregó que “es el resultado del compromiso que tiene la gente que trabaja en la institución y que demuestra que las adolescentes tienen mucho para hacer, decir, enseñar y construir”.

En ese sentido, sugirió que “debemos escuchar lo que nos dicen, porque nosotros no sabemos lo que tienen y cuando aparecen estas iniciativas nos sorprenden y es lo que les va a permitir construir su proyecto de vida”.

Finalmente, indicó que “la Casita de Atrás es como un cristal que hay que cuidar y acompañar porque van a permitir la aparición de otros procesos que hasta acá no los tenemos contemplados, que sean novedosos y que deben salir”.

Voces de las jóvenes

Anita fue una de las la promotoras de la idea. “Todas queríamos tener un espacio y con mucho esfuerzo lo logramos. En la Casita vamos a poder leer, ver la tele, escuchar música, pintarnos y peinarnos. Vamos a tener un poco más de autonomía”.

Mili contó que “hicimos ferias parea recaudar fondos  y conseguir algunos materiales. Con la ayuda de mucha gente del Hogar pudimos conseguirlo. La Casita será nuestro espacio para disfrutar o estar solas si estamos tristes. Estamos muy contentas de tenerla”.

Finalmente, Brisa expresó que “siento mucha felicidad y agradezco a quienes hicieron lo posible para que tengamos la Casita. Vamos a poder hacer pijamadas, tenemos tele para ver  y libros para estudiar.”

Compartir