Yedlin: “Queremos que el dinero que estaba estipulado para el cuidado de los más vulnerables sea para ellos”

El Vicegobernador de la Provincia, Osvaldo Jaldo, junto al ministro de Desarrollo Social, Gabriel Yedlin, y el secretario de Articulación Territorial y Desarrollo Local, Francisco Navarro, visitó la Iglesia San Pedro Nolasco, en donde funciona un comedor infantil.

Al respecto, Jaldo expresó: “Quiero felicitar al padre José Luis por su trabajo diario en la iglesia y el comedor, y destacar la tarea de muchas mamás que están colaborando de manera desinteresada. Atravesamos por momentos difíciles, en donde tenemos que estar cerca de la gente, y este espacio es un ejemplo del cuidado de los que más nos necesitan, ya que San Pedro Nolasco recibe a más de 180 personas todos los días, entre niños y adultos mayores que comen aquí y otros llevan para compartir en sus hogares. Los comedores no son lo ideal, ya que nos gustaría que los chicos coman en sus casas y que sus padres tengan un trabajo digno, pero en este difícil contexto y hasta que eso ocurra, el gobierno provincial debe garantizar la seguridad alimentaria de los que más nos necesitan”.

Además, Yedlin manifestó: “A diario recorremos los barrios y charlamos con los vecinos, y hoy estamos visitando junto a nuestro vicegobernador este comedor, ya que nuestra agenda social está cubierta casi en su totalidad por la seguridad alimentaria de los tucumanos. Este tema nos aflige mucho, ya que además nos han modificado partidas del presupuesto nacional y destinado dinero para el cuidado social al área de seguridad. Nosotros, desde Desarrollo Social, ya hemos iniciado los reclamos correspondientes, por ejemplo en los fondos destinados a primera infancia que nos recortaron. Necesitamos un modelo económico distinto en el país y además queremos que el dinero que estaba estipulado para el cuidado de nuestros chicos sea para ellos”.

A su turno, Navarro agregó: “Junto a nuestro Ministro y en esta oportunidad con el vicegobernador, recorremos a diario los barrios más necesitados. En los últimos meses hemos notado que en espacios como comedores infantiles y cocinas comunitarias, la cantidad de personas se ha incrementado, producto obviamente de las malas políticas económicas del gobierno nacional, que castigan a los más vulnerables, así que tenemos que estar más que nunca junto a ellos y acompañarlos”.

También, José Luis Mercado Morales, párroco de la iglesia, añadió: “Además de las personas que concurren a nuestro comedor por un plato de comida diario, se realiza un trabajo exhaustivo con trabajadores sociales para verificar sus necesidades. Aparte, dictamos talleres de cocina, ofrecemos apoyo y esparcimiento para los más chicos y proponemos actividades para los vecinos de Villa Alem, Amalia y barrio El Llanto. A través de este espacio intentamos cuidar al prójimo y agradecemos el acompañamiento del Estado en esta noble tarea, ya que en lo que va del año se ha acrecentado el número de personas que concurren al comedor”.

Por último, Mercedes Ponce, encargada de cocina del lugar, finalizó: “Todos los días trabajo por mi voluntad junto a otras seis personas, pensando en el bienestar de los casi 180 chicos que vienen al comedor. Además, damos de comer a personas mayores y muchas vecen si no pueden concurrir aquí, entregamos la comida para que la lleven a sus casas”.

Compartir