Desarrollo Social fortalece espacios comunitarios

Tiempo atrás, los niños y jóvenes que asisten a la cocina comunitaria “La Abuela Ana”, comenzaron a interesarse por la práctica del boxeo. Con lo poco que tenían, conducidos por un profesor, dieron inicio a la actividad. Hoy, el Ministerio de Desarrollo Social, que encabeza Gabriel Yedlin, a través de la Secretaría de Prevención y Asistencia de las Adicciones, que conduce Matías Tolosa, entregó los guantes, las bolsas y otros elementos necesarios para desarrollar la disciplina.

El espacio se ha convertido en un punto de encuentro clave para el barrio Alejandro Heredia. Ocurre que ya no es sólo ese lugar al que las vecinas van cocinar para tener la porción de comida diaria para su familia. Hoy en día, se realizan actividades recreativas, además de que llevan adelante una huerta y varios emprendimientos comerciales.

Al respecto, Tolosa manifestó: “Esta visita es dar continuidad a lo que ya venimos haciendo con las cocinas comunitarias, porque entendemos que lo que tiene que ver con la prevención nos tiene que encontrar trabajando con los referentes de los barrios”.

Por otro lado, agregó: “Estamos muy contentos de colaborar con los materiales de boxeo, un deporte que los chicos decidieron practicar por iniciativa propia. El deporte tiene la capacidad y la virtud de poder incluir y a partir de esto poder trabajar diversos factores que hacen a la prevención del consumo problemático de sustancias”.

Finalmente, el funcionario destacó el valor de estos espacios comunitarios, como una puerta de entrada que le permite al Ministerio acceder a los barrios: “Son los referentes los que nos ayudan a llegar a la gente. Nuestro rol pasa por acompañar y ayudar a fortalecer estos espacios”.

“Esta cocina está conformada por 19 familias, que son casi 89 personas. Los chicos pasan muchas horas en mi casa, vienen alrededor de las 8 de la mañana y se van cerca de las 7 de la tarde”, comentó Ana Risso, referente del lugar.

“A las actividades que ya hacían, como murga y gimnasia, ahora se le suma el boxeo, así que estamos felices y agradecidos con el Ministerio que siempre nos está colaborando”, concluyó.

Por su parte, Hugo Gordillo, profesor de boxeo, indicó: “Yo venía a la cocina a dar un taller, y ahí fue que les conté a los chicos que hacía boxeo. A ellos les gustó la idea, me pidieron que les enseñara y no dude un segundo”.

Agregó que “estaban muy ansiosos por los materiales y yo les decía que siguieran practicando, que ya iban a llegar. Hoy finalmente llegaron y están muy contentos y entusiasmados por eso”.

Compartir