Una tarde muy especial en la casa de las Marías

Las hermanas María Olga, María Silvia y María Lina Portero, recibieron la visita del ministro de Desarrollo Social, Gabriel Yedlin, junto a la secretaria de Niñez, Adolescencia y Familia, Sandra Tirado, el director de Discapacidad, Hugo Jovanovics, y la directora de Adultos Mayores, Ana Carrera.

Motivó la visita de los funcionarios, la entrega de dos sillas ortopédicas y una grúa de transferencia hidráulica para dos de las hermanas que sufren una enfermedad hereditaria, que ha generado su discapacidad.

Luego de interiorizarse sobre la situación y compartir algunas anécdotas y risas, Yedlin expresó: “Hemos vivido una tarde muy especial en la casa de las Marías, un ejemplo de cariño, cuidado y amor pleno. Hace poco tiempo se acercaron al Ministerio porque una de ellas tiene una necesidad especial de estar más acompañada, como sucede cuando una persona tiene un cierto grado de discapacidad”.

“Nos pone muy contentos poder ayudarlas, hace muchos años que esta enfermedad les ha complejizado la vida. Sabemos que no podemos ayudar a todos al mismo tiempo, pero si priorizar a quienes más lo necesitan, y estas hermanas sin dudas lo necesitaban”, concluyó el funcionario.

Por su parte, Jovanovics manifestó: “Las hermanas tienen una historia larga, 25 años de conviviendo con una enfermedad hereditaria. Son tres mujeres, dos de ellas con discapacidad, una con un mayor grado de discapacidad que no le permite salir de la habitación”.

Además, explicó: “A través del Ministerio pudimos gestionar una grúa y dos sillas de ruedas para que puedan trasladarse por el departamento. También, les proveemos dos cuidadores domiciliarios que estarán 12 horas por día con ellas. Durante muchos años estuvieron sin poder salir de su hogar así que esperamos darles una mejor calidad de vida”.

Testimonios

María Olga, responsable del cuidado de sus hermanas, emocionada con la visita comentó: “Es la primera vez que recibo ayuda. En 1995 mis hermanas se enfermaron y desde entonces, nunca me sentí contenida. He recibido comentarios de que iba a ser un camino complicado, pero nunca dejé de luchar”.

“Principalmente me alegra mucho por Silvia, que sufre en mayor medida esta enfermedad. Desde hace mucho tiempo no puede salir de su habitación y no quiere recibir visitas, es una situación muy dura. Recibir esta grúa le va a permitir moverse por el departamento, poder tomar aire, es una gran alegría poder recibir esta ayuda”, resaltó emocionada.

Por último, María Silvia, quien a pesar de sus dificultades transmite un admirable sentido del humor, compartió: “Nos pone muy contentas poder recibir esta ayuda, quiero poder salir al balcón a ver gente, autos y tomar aire fresco”.

Compartir