Yedlín destacó el trabajo del dispositivo Casa de Medio Camino

El ministro de Desarrollo Social, Gabriel Yedlin, junto a la secretaria de Niñez, Adolescencia y Familia, Sandra Tirado, visitó la Casa de Medio Camino, residencia ubicada en barrio Manatial Sur, que funciona bajo la órbita de la cartera social y sirve como un primer escalón para jóvenes en camino a la autonomía adulta. Los funcionarios estuvieron acompañados por el Diputado Nacional, Pablo Yedlin.

El objetivo del dispositivo es responder a demandas directas de los jóvenes, mayores de edad o próximos a cumplirla, sin referentes parentales, ofreciendo las herramientas y dando el apoyo necesarios para su efectiva inclusión social.

Al respecto, el diputado manifestó: “Esta es una experiencia muy interesante que lleva adelante Desarrollo Social, que permite que los chicos que egresan de los institutos, en donde estuvieron cuidados, continúen siendo acompañados por el estado en su camino a la vida autónoma. Además, tuve la posibilidad de hablar con algunos chicos y me pone contento porque están encaminados con entrevistas de trabajo y algunos realizando pasantías, lo que contribuye a su pronta independencia”.

Por su parte, el ministro agregó: “Este espacio ya cumplió un año y a través de él buscamos brindarles a los chicos una oportunidad al momento del egreso de los institutos. Aquí tienen la posibilidad de convivir con otros chicos y ocuparse de su propia casa, pero además continuamos acompañándolos con técnicos y profesionales del Ministerio. Además, aquí aprenden a cocinar, limpiar, y otras tareas del hogar, y con la contribución del Estado les garantizamos una independencia cuidada”.

Por último, Tirado expresó: “Estos chicos están en la etapa que llamamos autonomía progresiva, que egresaron del Hogar Belgrano y están próximos a cumplir 18 años, edad tope de permanencia en los hogares. Pero una vez alcanzada esa edad, tenemos la obligación de continuar cuidándolos y acompañándolos, y eso es lo que hacemos en esta casa. Ellos aquí encuentran parcialmente su autonomía, ya que están, como su nombre lo indica, a medio camino de obtenerla, y lo consiguen al momento de independizarse definitivamente”.

Testimonios
Gabriel López, de 17 años, residente de la Casa de Medio Camino, declaró: “Esta casa nos brinda un espacio para continuar estando junto a los amigos del instituto. Aquí todo lo hacemos entre todos, nos turnamos para cocinar y limpiar y llevamos una muy buena convivencia. Creemos que estamos en una etapa de transición, en donde tenemos el objetivo de estudiar y de trabajar para tener una mejor visa en el futuro”.

A su turno, Pablo González, de la misma edad y compañero de casa de Gabriel, añadió: “Hace poco que llegué a la casa y me recibieron muy bien. Estando en el instituto me propusieron por mi edad pasar a formar parte de la casa, y estoy contento con estar aquí. Ademán, me puse como objetivo terminar la escuela y luego continuar estudiando para seguir progresando”.

Compartir