Desarrollo Social acompañó a familias del barrio Ciudadela Norte y Castillo

El ministro de Desarrollo Social, Gabriel Yedlin, visitó a vecinos del barrio Ciudadela Norte, donde compartió una reunión con los vecinos y participó de la entrega de equipamiento para el inicio del ciclo lectivo. Luego, visitó la cocina comunitaria Obreras de San Francisco, en el barrio Castillo, para interiorizarse de la situación de la organización social.

Acompañaron al funcionario durante el recorrido, el representante del Parlasur, Tulio Caponio, junto a la subsecretaria de Atención a Familias en Riesgo Social, Lorena Málaga.

Al respecto, Yedlin expresó: “Nuestro gobernador nos encomendó que estemos cerca de la gente más humilde y, articuladamente con todos los ministerio y gracias al esfuerzo del gobierno provincial, estamos acompañando a muchas familias en el inicio del ciclo lectivo. Somos de las pocas provincias que iniciaron el ciclo lectivo y es nuestra obligación contribuir para que a los chicos no les falte nada”.

Además, el ministro destacó el trabajo que realizan los comedores escolares y las cocinas comunitarias en el complemento nutricional de los niños: “Los comedores en las escuelas son claves para el cuidado de los chicos y ayudan a que estén bien alimentados y en condiciones para estudiar. También las cocinas comunitarias, como así también los merenderos y otras organizaciones barriales, contribuyen al acompañamiento y cuidado de las personas más vulnerables, para ayudarlas a afrontar esta difícil situación producto del modelo económico nacional”.

A su turno, Caponio agregó: “En esta oportunidad estamos acompañando al ministro Yedlin en su recorrido diario, y aprovechamos para acercarles a algunas familias un kit para el inicio de las clases, que consta de guardapolvos y zapatillas entre otras cosas y que les será de suma importancia teniendo en cuenta la situación actual del país. El gobierno de la provincia está realizando un gran esfuerzo para afianzar todo el sistema educativo y acompañar a las personas que más lo necesitan”.

Testimonio
Lorena, dueña de la cocina comunitaria, finalizó: “Hace cinco años que iniciamos este proyecto, y junto a otras madres cocinamos a diario para que 18 familias de la zona puedan retirar sus alimentos y estén bien alimentadas. Lo más importante es el cuidado de nuestros hijos y gracias a la ayuda de Desarrollo Social podemos hacerlo. Además de la cocina, hace dos semanas comenzamos con un merendero para que los chicos puedan divertirse sanamente”.

Compartir