Yedlin visitó la Fazenda de la Esperanza en El Cadillal

El ministro de Desarrollo Social, Gabriel Yedlin, junto al secretario de Prevención y Asistencia de las Adicciones, Matías Tolosa, visitó esta mañana la asociación Fazenda da Esperança (Familia de la Esperanza), ubicada en El Cadillal, una organización no gubernamental que aloja a jóvenes con problemas en consumo de sustancias.

El objetivo de la visita fue interiorizarse sobre el funcionamiento del lugar y sentar las bases para futuros convenios de trabajo.

Yedlin y Tolosa fueron recibidos por el responsable del lugar, Hugo Benner, con quien recorrieron parte del predio para observar las actividades y tomar contacto con los jóvenes.

Al respecto, Yedlin expresó: “El primer día hábil nos recibe ocupándonos de un tema que nos preocupa a todos, que son las adicciones. Para temas tan importantes como este, no hay soluciones únicas. Como siempre, con mucha humildad, buscamos alternativas incluso de tipo espirituales, que son las que desarrollan. Es una obra muy importante la que hacen, en dos años acompañaron a mas de 60 personas”.

Por su parte, Tolosa manifestó: “Entendemos que frente a un tema complejo, como el de las adicciones, no hay una sola respuesta. La Fazenda es una alternativa de tratamiento muy buena, por lo tanto, venimos acompañando a la organización hace un tiempo. Hemos reforzado actividades que tiene que ver con el desarrollo de deportes y con la emprendeduría social, ambos muy impulsados por ellos en el proceso de recuperación”.

A su turno, Benner comentó: “Una cuestión fundamental para el correcto proceso de recuperación es la libertad de querer hacerlo, para eso ante una consulta sobre el lugar, lo primero que hacemos es invitar al interesado y a su familia a conocer y compartir con nosotros. El proceso de recuperación está basado sobre tres pilares: espiritualidad, familia y trabajo”.

Además, agregó: “Acá no contamos con empleados externos, los chicos son quienes hacen todo. La idea es mostrarles que son capaces de sostenerse y de desarrollar hasta sus propios alimentos. Es fundamental en todo el proceso, el acompañamiento de la familia”.

Federico, lleva seis meses en Fazenda, y cuenta cómo vive el día a día: “Arrancamos muy temprano, con actividades de rezo y mas vinculadas a un momento espiritual. Luego nos dedicamos a trabajar, yo estoy en la huerta, lo que me gusta mucho. Una vez por mes nos juntamos con nuestras familias, es un momento de mucha gratitud y plenitud. Una vez que finalice mi camino acá, desearía llevar este estilo de vida a donde vaya”.

Fazenda da Esperança, es una asociación mundial, reconocida por la Iglesia Católica, que tiene sus inicios en en Belho Horizonte, Brasil hace más de 30 años. Actualmente, se extiende en más de 17 países, en Argentina son 9 las comunidades desarrolladas.

El predio de El Cadillal cuenta con 30 hectáreas y funcionan emprendimientos de panadería, encurtidos, carpintería y huerta. Además, hay una capilla.

En Tucumán, funciona otra comunidad en Aguilares.

Compartir