Alertan que las medidas nacionales complican la accesibilidad a la salud pública

Organizado por la comisión de Salud Tucumán del Instituto Patria, se realizó en dicha ciudad el encuentro de jóvenes por la soberanía sanitaria. La reunión, a la que asistió el ministro de Desarrollo Social, Gabriel Yedlin y la secretaria de Niñez, Adolescencia y Familia, Sandra Tirado, se realizó en la Facultad de Derecho y estuvo encabezada por el exministro de Salud de la Nación, Daniel Gollán y la diputada Mabel Carrizo.

La charla giró sobre tres ejes: salud como derecho, soberanía sanitaria como estrategia y participación social como garantía.

Al respecto, Gollán, en diálogo con Yedlin, señaló: “Tucumán es una provincia ordenada en el tema porque el Gobierno sostiene la salud como un derecho, lo que no ocurre a nivel nacional. Vemos como esa ausencia del Ministerio de Salud de la Nación, en mucha áreas de acción, repercute en la población”.

Por otro lado, agregó: “No todas las provincias tienen capacidad de dar respuesta porque hay distintas realidades económicas”.

Si bien Tucumán pudo suplir las carencias provocadas por la Nación, Gollán planteó que la misión de la cartera nacional durante su gestión era “la equiparación de asimetrías». Antes, se generaba un criterio de equidad, que no significa repartir a cada uno lo mismo, sino una base según la realidad de cada provincia para poder equiparar”.

El exministro insistió: “En las provincias donde gobierna Cambiemos, el modelo es similar al del Gobierno Nacional, con un retiro muy fuerte de las políticas públicas. En Buenos Aires, la realidad indica que los hospitales interzonales tienen un alto nivel de abandono, sin guardias, y hemos tenido espectáculos dantescos en el Garrahan, como los pasillos llenos de chicos oxigenados porque no había donde ponerlos”.

Sin embargo, reveló:  “En municipios del partido oficial, en provincia de Buenos Aires, les llega tres o cuatro veces más cantidad de leche que a los de la oposición. Y en muchos distritos no les mandan descartables para las vacunas. Hay cosas que no han podido ser suplidas, como el caso de Tucumán que defiende la salud como un derecho”.

Por último, criticó el proyecto de una diputada del PRO de quitar la obligatoriedad de las vacunas: “Se la presentaron al ministro Lemus y luego que salió a la luz no hubo una sola mención desde el ministerio sobre este tema. La Dirección de Vacunas se degradó a Coordinación y desarmaron importantes  vacunatorios como el ministerial o el externo del Hospital Garrahan”.

En tanto,  Tirado, sobre los temas tratados en la charla, manifestó: “La salud es un derecho ante las políticas nacionales que quitan los adquiridos, como la disminución de medicamentos a afiliados al PAMI”.

La funcionaria añadió: “El calendario de vacunación en Argentina es modelo, tiene 18 vacunas que fueron incorporadas  y gran parte de ellas cuando Juan Manzur era ministro de Salud. Las vacunas hacen que disminuyan enfermedades y la mortalidad infantil; pensar en quitar su obligatoriedad es grave tanto para el nivel individual de cada uno como paciente como a nivel de sociedad”.

Por otro lado, comentó. “Ha bajado la llegada de medicamentos del programa Remediar y de leche del programa Materno Infantil; esto afecta la accesibilidad al sistema de salud, si se atiende a una persona y no puede acceder al medicamento porque lo tiene que comprar le ponemos una barrera para acceder, lo mismo para las madres que van a control con los niños y dejan de recibir la leche”.

Además, explicó: “El Programa Materno infantil impulsa el control de los chicos durante el primer año y medio de vida. La provincia compra los medicamentos y la leche, y tiene una postura clara en lo que hace a la salud pública, que es un derecho”.

Compartir