Analizaron el rol del Estado en las industrias culturales

El economista tucumano Gerardo Sánchez, dictó en el Ingenio Cultural del Ministerio de Desarrollo Social, una conferencia denominada “Industrias sin chimenea. La incidencia de la cultura en la economía argentina”, en la que expuso su visión.

Participaron del encuentro, el ministro de Desarrollo Social, Gabriel Yedlin, el secretario de Prevención y Asistencia de Adicciones, Matías Tolosa, la coordinadora de Cultura de la Secretaría de Extensión Universitaria, Claudia Epstein, el director de Medios Audiovisuales del Ente de Cultura, Rafael Vázquez y la asesora ministerial, Susana Robles.

Sánchez se desempeña en el Ministerio de Cultura de la Nación y desarrolló en años de trabajo un sistema de evaluación de indicadores que marcaron el comportamiento de la cultura como industria en el contexto económico de país.

Al respecto, Yedlin manifestó: “El Ingenio es un espacio para generar accesibilidad al consumo de bienes culturales. Agradezco la presencia de Sánchez, que es un experto en el análisis económico y en el pensamiento de la cultura como una industria”.

El funcionario agregó: “Queremos  formar vínculos con otros organismos que nos permitan pensar cómo ayudar gente con mucha pasión y cariño. Los consumos de bienes culturales se afectan en los momentos de crisis económicas, la gente que trabaja en ellos se ve afectada”.

Asimismo, consideró: “El acceso a la cultura pareciera un bien suntuoso y se va relegando y por eso es necesaria la presencia del Estado, como ocurre en Tucumán, en cada comuna, en las fiestas populares y el mismo Ente de Cultura con los teatros o la Universidad con su Secretaría de Extensión”.

Finalmente, ejemplificó: “En Canal 10 funciona UNTVisión para desarrollar proyectos y además, Tucumán tiene una ventaja estratégica enorme con la Facultad de Arte, la Escuela de Cine y la carrera de Comunicación”.

En tanto, Sánchez manifestó: “Trabajo hace muchos años en el sistema de la información cultural de la Argentina en el ámbito del Ministerio de Cultura de la Nación”.

El economista, que nació en Tucumán, amplió: “La cultura se resiste a verse como generadora de valor porque hay prejuicios; suele decirse que si se mercantiliza pierde un poco el sentido y el espíritu de la obra”.

También añadió: “La cultura es generadora de riqueza, de valor agregado, de empleo y divisas; creemos que eso la jerarquiza y la muestra como un sector a tener en cuenta para las políticas públicas. Creemos que estas estimaciones ayudan a tener un diagnóstico del sector para resguardarlo y fomentarlo”.

Y sostuvo: “La industria cultural es como otra industria y depende del poder adquisitivo de las personas y más en este tipo de productos, bienes y servicios donde hay mucha relación con el ingreso”.

Sobre la articulación con Desarrollo Social, expresó: “Hace tiempo que junto al Ministerio venimos tejiendo una idea sobre cómo esta nueva gestión nacional va a influir sobre las industrias culturales; es importante seguir mostrando la potencialidad del país y tiene que haber un acompañamiento del Estado”.

Finalmente, destacó la puesta en marcha del Ingenio Cultural: “Estos espacios son fundamentales para crear acceso; en el cine será mediante una pantalla, en los libros, las bibliotecas y librerías y en la música, recitales públicos. El Estado tiene un rol fundamental. Al ser la cultura una industria, tiende a la concentración en términos económicos y puede pasar a ser manejada por dos o tres grupos importantes que pasan a manejar los contenidos, y en lugares como este hay posibilidades de acceso, de creación y circulación de bienes culturales propios”.

Luego de la charla, Sánchez y Yedlin intercambiaron opiniones con el público, respecto de la importancia de sostener espacios  en el marco del derecho de acceso a la cultura.

Compartir